Se buscan emprendedores

La clave para la superación de la crisis económica mundial la tienen los emprendedores. La pequeña y mediana empresa será fundamental para la creación de empleo, cree Cristóbal Montoro, ministro español de Hacienda en el gobierno de José María Aznar, y que compartía en estos días las lecciones aprendidas. Primero, la seguridad importa: la economía de mercado no ha fracasado, ni el capitalismo va a desaparecer (ni debe), pero la regulación severa es indispensable. Segundo, la balanza de pagos debe estar saneada porque la solvencia es clave y por último, el endeudamiento público tiene que estar muy, muy controlado y la inversión pública debe ir a áreas específicas. (Es que los préstamos -a veces a nuestro gobierno se le olvida- hay que pagarlos.)

Montoro es claro: la creación de empleo es la primera y la mejor forma de redistribución del crecimiento. Entre 1995 y 2007 en España se crearon 8 millones de puestos de trabajo, la clave del milagro económico español. Sus palabras adquieren mayor significado cuando se oyen en un entorno en el que el clientelismo político ha secuestrado el empleo público, imposibilitando la carrera administrativa eficiente y en el que las dificultades para conseguir la competitividad regional ahogan el crecimiento de la empresa privada. Invitado por el Centro de Análisis de Políticas Públicas que dirige Ito Bisonó, y por la Cámara Española de Comercio, se mostró optimistas hacia Latinoamérica, que sortea la crisis mejor que otras regiones.