Tras camino propio

itobisono

POR:  José Antonio Torres

joseatorres1960@hotmail.com

Al igual que casi toda la partidocracia dominicana, es indiscutible que el Partido Reformista Social Cristiano (PRSC) vive uno de los momentos estelares y tal vez, el más definitivo y definitorio de su existencia. Luego de que esta organización obtuviera el reconocimiento de la sociedad por desenvolverse en escenarios armónicos, que implicó varias asambleas sin traumas en la que ganaron espacios propuestas unificadoras para la modificación estatutaria y la renovación de sus organismos de dirección.

Ahora, tienen que enfrentarse al gran reto de montar el próximo domingo su Asamblea Eleccionaria, sin los incidentes a que nos tienen acostumbrados los perredístas, y en la que surja una dirección capaz de enrumbar a ese partido por senderos que lo conviertan en opción real de poder.

Las bases del PRSC deben exigir a sus dirigentes independencia de criterio  e identidad propia No hay dudas que el mérito de ese trabajo hay que atribuírselo a la Comisión de Reencuentro que duró varios meses haciendo contacto con reformistas digustados, buscando atraer a los dirigentes y militantes que por diversas razones se fueron alejando de partido fundado por el doctor Joaquín Balaguer en 1964.

La dirección reformista, con el ingeniero Carlos Morales Troncoso a la cabeza, decidió que esa Comisión fuera presidida por Víctor Bisonó Haza (Ito), e integrada por Joaquín Ricardo, Louis Bogaert y Sergia Elena de Séliman. Acudiendo a una frase de la política vernácula, parece ser, que Ito Bisonó y los demás integrantes de la Comisión aprendieron a “ver más allá de la curva”, Ahora la militancia del reformismo a lo que debe aspirar es a tener un partido sin traumas cuyos dirigentes demuestren tener independencia de criterio.

La actual coyuntura política favorece al PRSC, dada la situación interna en un PRD que cada día luce más distanciado de los intereses de la mayoría de la gente. Este es el momento de demostrar al país que existe un sincero interés de independencia e identidad política propia, lo que le caracterizó en el pasado y lo llevó hacer la entidad más exitosa, electoralmente hablando.

Con esta prédica, la Comisión que encabeza Bisonó ha sido persistente y coherente. Ha estado siempre en sintonía con los reformistas de la base que prefieren un partido de vanguardia con candidatos propios que una organización “visagra” para beneficiar a otros.